Rizos y “espendrús” para reivindicar la cultura afrocubana