Merengue y salsa renacen gracias al amor por el género de los músicos urbanos