La pugna por Acroarte toma ribetes legales con advertencia mediante acto de alguacil