Cuando “ayudar a la naturaleza” se paga hasta con la vida