Ramírez enfrenta un reto adelantado con el Barias