Neymar y el Barcelona, otra vez la telenovela del mercado